Diarios de Intensidad

Desierto Marrakech: vive la magia

A la hora de realizar una escapada, algunos viajeros llegan hasta esta región concreta de Marruecos sumidos en cierta confusión geográfica. El desierto de Marrakech no es el Sáhara y, aunque es posible llegar por carretera hasta allí desde este punto, esa aventura requiere de algo más de tiempo, ya que hay que cruzar el Atlas y continuar hasta las cercanías de Merzouga, cerca de la frontera con Argelia.

Sin embargo, en esta entrada te recomendamos disfrutar del desierto en Marrakech. ¿Quieres conocer qué opciones tienes para recorrer las dunas de esta ciudad?

New Call-to-action

Jbilets: el desierto en Marrakech, a tu alcance

Al norte de Marrakech se encuentra un auténtico desierto de piedra: el de Jbilets. Se trata de un paisaje casi lunar que permite divisar al fondo las montañas del Atlas. Es una buena opción para quienes no tienen tanto tiempo como para ir al Sáhara, ya que esta propuesta se encuentra a tan solo media hora de la ciudad.

Si decides visitar este desierto en Marrakech tendrás la oportunidad de:

  • Explorar un lugar alejado de las zonas más turísticas.
  • Recorrer auténtico pueblos marroquíes.
  • Disfrutar de las opciones de aventura a su alcance en este lugar. Jbilets es un paraíso para los amantes de las emociones fuertes. Un viaje en globo aerostático para disfrutar de las vistas desde el aire o una excursión en quad para sentir la libertad de acelerar entre dunas te asegura la dosis de adrenalina que buscas. Este destino, además, ofrece actividades para todo tipo de públicos. Un paseo en buggy o en camello son alternativas perfectas para los más tranquilos.

El desierto de Agafay: una parada obligatoria en tu viaje a Marrakech

En dirección contraria a Jbilets se ubica este otro desierto de Marrakech. Basta con salir de la ciudad, viajar rumbo al sur y, a unos 40 kilómetros, aparece un lugar sorprendente, el conocido como desierto de Agafay.

Sus áridas colinas contrastan con unos exuberantes cañones, conformando así un paisaje que parece, aparentemente, un desierto de dunas, pero en realidad es de piedra. Además, quienes llegan hasta aquí se encuentran con la oportunidad de realizar recorridos para todos los niveles de senderismo. Incluso, se puede hacer una excursión atravesando diferentes bosques de eucaliptos.

La magia de este lugar se puede apreciar perfectamente cuando:

  • Se divisan las montañas del Atlas y se puede disfrutar de una atractiva vista panorámica.  
  • Es por la tarde, a última hora, y una luz única lo invade todo, tiñendo de una calidez especial cada centímetro de piedra.
  • Se accede al Alto Atlas y se entra en contacto con los pueblos bereberes.

Puede que nada más llegar y mirar a tu alrededor te des cuenta de que necesitas volver a buscar fechas para regresar cuanto antes. Solo así lograrás descubrir el encanto de este lugar y todos sus rincones.

Además, como consejo, si ya está cerca la fecha de tu viaje al desierto en Marrakech, no olvides llevar una buena cámara de fotos, algo para cubrirte la cabeza y protegerte de los rayos del sol y agua embotellada, que te mantendrá hidratado en todo momento. 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.