Diarios de Intensidad

Historias de viajes: emociónate y planea tu escapada

Si hablamos de historias de viajes apasionantes, no es posible empezar de otra forma este post que haciendo mención a Marco Polo. Saliendo de Venecia en 1271 y con solo 17 años, él partió con su padre y su tío hacia lo que se convirtió en una exploración extremadamente larga a través de Asia, un viaje repleto de aventuras. Los tres regresaron a Venecia 24 años después, con muchos tesoros a cuestas y habiendo visto Asia, Persia, China e Indonesia. Se estima que viajaron alrededor de 24 000 kilómetros en total.

La vuelta no fue sencilla, ya que, tras su regreso a Italia, Marco Polo fue capturado y enviado a prisión. Allí, le contó historias de sus aventuras al escritor romántico Rustichello da Pisa, quien más tarde las convirtió en el libro Los viajes de Marco Polo. Producido antes de la era de la impresión, fue un éxito popular raro en los siglos XIII y XIV.

El alcance del libro fue más allá del mero entretenimiento ya que, de hecho, su influencia se puede ver en la composición de lo que se consideraron mapas autorizados de Asia en el siglo XV. Las descripciones de Polo sobre el Lejano Oriente también inspiraron a Cristóbal Colón a viajar allí y puede que te hayan traído hasta este artículo buscando conocer más historias de viajes para, quizás, tratar de emular alguna de ellas en tus próximas vacaciones.

New Call-to-action

Historias de viajes históricos que transformaron la sociedad

Vikingos: historias de viajes salvajes

Quizás el logro más sorprendente de los vikingos fue su tecnología de construcción naval de última generación. Es la que les permitió viajar distancias más grandes de lo que nadie antes había conseguido. Sus barcos largos característicos, elegantes embarcaciones de madera con cascos poco profundos e hileras de remos a los lados, eran más rápidos, más ligeros, más flexibles y más fáciles de maniobrar que otros barcos de la época.

Pero la destreza exploratoria de los vikingos también debía mucho a su habilidad como navegantes. Confiaron en herramientas simples pero sofisticadas como la brújula solar, que utilizaba cristales de calcita conocidos como «piedras solares» para identificar la posición del sol incluso después del atardecer o en días nublados.

Tales innovaciones les dieron a los vikingos una clara ventaja al viajar largas distancias a tierras extranjeras. En su apogeo, los vikingos estaban activos en cuatro continentes simultáneamente, convirtiéndolos en los primeros verdaderos ciudadanos del mundo. Si deseas conocer mejor esta cultura y emular sus aventuras, regálate un viaje a los fiordos que cambiará tu forma de ver el mundo.

Fenicios: la huella de estos marineros mediterráneos

Los fenicios se convirtieron en marineros, en primer lugar debido a la topografía de su tierra natal, la estrecha franja montañosa de tierra en la costa del Levante. Viajar entre asentamientos, generalmente ubicados en penínsulas rocosas, era mucho más fácil por mar, especialmente cuando transportaba cargas tan engorrosas como troncos de madera de cedro por los cuales los fenicios eran famosos.

Gracias a la misma madera, a los fenicios nunca les faltaron las materias primas necesarias para construir sus barcos. También prefirieron la seguridad de pequeños islotes cerca de la costa, el ejemplo clásico es la gran ciudad de Tiro, por lo que los barcos eran el medio de transporte más práctico.

Si sigues sus pasos, no puedes dejar de visitar la costa siciliana, ni ciudades tan cercanas como Cartagena. Un crucero por el Mediterráneo te permitirá acercarte a una cultura tan rica que ha dejado su huella en todas las costas de nuestro mar.

Cristóbal Colón: historias de viajes de descubrimiento

Cuando el Imperio Otomano tomó el control de Constantinopla (hoy en día Estambul), los europeos de repente no tenían rutas comerciales seguras por tierra a China e India. Colón resolvió encontrar una nueva ruta a través del que hoy conocemos como Océano Atlántico.

Su buque insignia, la carabela Santa María, encalló el día de Navidad de 1492 en las costas del norte de La Española, donde tuvo que ser abandonado. Pero eso estaba lejos de ser su mayor error. Colón siempre será conocido por uno de los mayores descubrimientos de navegación de todos los tiempos.

Él no imaginaba que existiera ninguna tierra entre su punto de partida en España (Palos de la Frontera) y Asia. Sin embargo, sin que él lo supiera, sus cuatro grandes viajes no llegaron a su destino, arribando en varios lugares de lo que ahora conocemos como las Indias Occidentales, América del Sur y América Central.

Embárcate en una aventura que hay que vivir al menos una vez en la vida y reserva tus vacaciones en un crucero transatlántico que cubra la ruta de Europa a América. ¿Te imaginas una experiencia así?

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.