Diarios de Intensidad

Leyendas populares de Italia: sorpréndete con estas historias

Una de las partes más importantes de la historia de todos los territorios, países o culturas son las leyendas. Las leyendas populares se van transmitiendo de generación en generación y aunque no se acaba de saber al 100% su veracidad, tienen un encanto que las hace únicas. A continuación encontrarás algunas leyendas populares de Italia que te sorprenderán.

New Call-to-action

Leyendas populares de Italia: historia y leyenda, todo en uno

Italia es un país con mucha historia: gracias al Imperio Romano, el país se convirtió en la cuna de la civilización europea, a la que debemos más de lo que pensamos. Con estas características no es de extrañar que aparezcan las leyendas populares: ¡a nosotros nos encantan! Aquí compartimos tres de las más destacadas:

Ostio y los romanos

Cuenta la leyenda que un grupo de romanos llegó a la costa de Cerdeña llamados por las minas de plomo. Estos romanos pretendían instalarse en la zona, pero la población que vivía en ella se negaba a que conquistarán sus tierras y decidieron esconderse para atacarlos. Pero por sorpresa de los autóctonos, los romanos iban bien armados y eso hizo que no supieran cómo atacarlos.

Después de unos días escondidos, Ostio, un joven valiente del pueblo, pensó que ya bastaba de cobardías: era hora de actuar. Convenció al resto de jóvenes para que le ayudarán a atacar a los romanos: toda la juventud de la zona, a escondidas de sus progenitores, subió a sus caballos y se dirigió al campamento romano. 

Pero uno de los vecinos se percató de lo que estaba ocurriendo y lo contó al resto del pueblo. Los padres de los jóvenes decidieron partir hacia el campamento romano con la intención de vengar la muerte de sus hijos. No obstante, al llegar, los padres encontraron algo que les sorprendió: los romanos crearon grupo con los jóvenes. Ellos nunca habían querido luchar, solo conocer jóvenes valientes, así que los habitantes del pueblo continuaron sus vidas junto a las insignias romanas.

Anfipione y Anapia

Otra de las leyendas populares italianas cuenta la historia de dos hermanos llamados Anfipione y Anapia. Llevaban una vida tranquila en Sicilia junto a sus padres, a quienes querían más que a nada en el mundo. 

Una noche, de manera inesperada, el volcán entró en erupción y comenzaron a caer lenguas de lava por toda la montaña. Toda la población huyó despavorida pero Anfipione y Anapia se dieron cuenta de que sus padres no podían escapar tan rápido como ellos. 

Vista la situación, los padres insistieron en que les dejaran allí y se salvaran ellos, pero Anfipione y Anapia se negaron a dejarles ante una muerte segura y, sin hacer caso de su insistencia, se los cargaron a las espaldas. 

Parecía imposible que pudieran escapar: la lava era mucho más rápida que ellos. Pero, sorprendentemente y como si se tratara de un milagro ante esta prueba de amor, la lava se dividió en dos y les salvó de cualquier mal.

Y esta es la historia que hay tras los Campi Pii (los Campos Piadosos), el monumento a los dos hermanos que arriesgaron sus vidas para salvar a sus padres. 

Rómulo y Remo, la fundación de Roma

Una de las leyendas populares más famosas de Italia es la de Rómulo y Remo. En la ciudad de Alba Longa, situada a la derecha del río Tíber y reinada por Numitor, hermano de Amulio. La envidia corroía a Amulio, ya que siempre había querido ser el rey; por este motivo, destronó a Numitor, mató a sus hijos e hizo que su hija Rea Silvia fuera sacerdotisa de la diosa Vesta para que así permaneciera virgen para siempre.

Pero una noche cuando Rea Silvia dormía, Marte, el dios de la guerra, engendró en ella dos niños gemelos, a los que ella llamó Rómulo y Remo. Estos dos niños no podían crecer con ella, ya que Rea Silvia le tenía miedo a Amulio; por eso los dejó en una cesta a orillas del río Tíber. La cesta con los dos bebés la recogió una loba, la loba capitolina, que los amamantó. Más tarde, fueron acogidos y cuidados por un pastor y su mujer.

Cuando los hermanos crecieron descubrieron su verdadero origen y toda la historia de su familia. Volvieron a Alba Longa, mataron a Amulio y le devolvieron el trono a su abuelo Numitor, quien como recompensa les dió las tierras situadas al noroeste del Lacio. 

En estas tierras Rómulo y Remo crearon una ciudad. Las disputas eran constantes acerca de qué nombre poner a la nueva urbe y ello provocó que Rómulo matara a Remo. Finalmente Rómulo decidió que el nombre de la ciudad sería Roma, y la formó abriéndola a todo tipo de gente que necesitara un lugar donde vivir.

Esperamos que estas leyendas populares te hayan despertado el interés por Italia y por toda la mitología e historia que esconden sus rincones.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.