Diarios de Intensidad

Remedios para dormir profundamente: las claves del descanso

Es tu primera noche en el barco después de un largo día de viaje y ya prevés que puedes necesitar remedios para dormir profundamente. Hace poco que has llegado a tu habitación y te deslizas debajo de las sábanas, disfrutando del frescor de la almohada. Sin embargo, a pesar del agotamiento corporal y mental, das vueltas y vueltas, siendo incapaz de conciliar el sueño.

New Call-to-action

¿Es normal tener problemas para dormir en vacaciones?

Esta tendencia a dormir mal al llegar a un nuevo entorno es un fenómeno conocido como el «efecto de la primera noche», que podría considerarse como una ventaja evolutiva, según un nuevo estudio de la Universidad de Brown. Este informe explica que se produce porque un lado del cerebro deja de dormir para ponerse en modo de vigilancia nocturna y ser capaz de alertarnos sobre posibles peligros.

El problema es cuando la vigilia se repite durante todas las vacaciones. Por suerte, hay remedios para dormir profundamente que te permiten dar portazo a esa incómoda situación.

Remedios para dormir profundamente desde el primer día de vacaciones

Hay bastantes cosas que pueden alterar tu horario de sueño, como subirte a un avión o viajar a un país extranjero, incluso cuando lo realizas por mera diversión. Lo cierto es que todas las personas tenemos un período de tiempo óptimo en el que nuestros cuerpos quieren dormir. Generalmente, se produce alrededor de las 11 de la noche y se prolonga hasta las 7 de la mañana, en el desarrollo de un intervalo que se conoce como «ventana circadiana».

Además, cuando sufres cambios de ubicación, aunque no viajes a través de diferentes zonas horarias, puedes encontrarte con dificultades para mantener tu ritmo de descanso habitual. Lo que se pretende es que las interrupciones de sueño sean mínimas.

Por suerte, existen algunos remedios para dormir profundamente, como:

  1. Alíate con tu cerebro. Desconecta de los problemas del trabajo que ocupan tu cabeza (recuerda que estás de vacaciones), no pienses en el plan del día siguiente (si ya lo has hecho, basta con seguirlo, si no, lo puedes concretar por la mañana, por ejemplo, durante el desayuno) y trata de pensar en sensaciones agradables. Acariciar a tu mascota, ver la cara de un bebé sonriendo o echarte sobre un montón de cojines y almohadones que te van atrapando suavemente son pensamientos que te conectan con la relajación de manera casi instantánea.
  2. Asegura que tu entorno sea el adecuado. Parte de este trabajo lo tienes que hacer de forma previa al viaje, eligiendo una habitación bien situada (lejos de calles ruidosas o zonas de paso muy transitadas) o un camarote alejado de las principales áreas de tránsito. Una vez allí, procura que todo lo que queda a la vista desde la cama esté ordenado, que los dispositivos electrónicos estén apagados y que haya la menor cantidad de luz posible.
  3. Echa mano de una ayuda extra. Antifaces, tapones para los oídos, viajar con tu propia almohada o ponerte meditaciones en los auriculares pueden ser buenas soluciones de emergencia que complementen los citados remedios para dormir profundamente.

Además, disfrutar al máximo del día organizando todo tipo de actividades divertidas con el objetivo de caer rendido por la noche, completar la jornada con una cena deliciosa cuya digestión te ayude a encontrar ese preciso momento de dar una cabezadita y escuchar el sonido de las olas del mar al echarte a la cama y cerrar los ojos son otros remedios muy recomendables para dormir profundamente durante tus vacaciones.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.