Diarios de Intensidad

Senderismo con niños: consejos imprescindibles

Si siempre habías sido un amante de la naturaleza pero dejaste de hacer excursiones cuando nacieron tus hijos, se te han terminado las excusas. ¿Sabías que el senderismo con niños tiene incontables beneficios para los más pequeños, pero también para ti? Sigue nuestros consejos para asegurarte de que todo sale perfecto en vuestra próxima aventura al aire libre. 

¿Cuáles son los beneficios del senderismo con niños?

Llevar a cabo una pequeña escapada a la naturaleza con tus hijos puede comportar muchos más beneficios de los que crees. El senderismo con niños no se trata solamente de un pasatiempo o una excusa para salir de la ciudad; para ellos será una inmersión absoluta en un nuevo paisaje que hará que se le despierten los cinco sentidos. Y para ti, vivir la montaña de su mano también se va a convertir en una aventura totalmente nueva. 

Entre los principales beneficios del senderismo con niños se podrían considerar:

  • Pasar tiempo de calidad en familia. 
  • Mejorar el estado de ánimo de todos desconectando de la rutina. 
  • Desarrollar la autonomía y autoestima de tus hijos jugando al aire libre.
  • Impulsar su creatividad explorando nuevos paisajes.
  • Evitar el sedentarismo y promover el ejercicio físico. 
  • Potenciar la resistencia física y fortalecer su sistema inmunitario
  • Consolidar valores como el respeto por la naturaleza y los animales, el trabajo en equipo, la prudencia o la auto-superación. 

Dicho todo esto, también hay que tener en cuenta que si quieres escaparte a la montaña con los pequeños de la familia habrá que adaptar un poco el plan. 

New Call-to-action

Consejos imprescindibles para salir de excursión con niños

Si quieres que vuestra aventura en familia sea todo un éxito, tendrás que prepararte bien para ello. Es mejor que, por mucha experiencia que tengas en la montaña, no dejes mucho lugar a la improvisación. Sigue nuestros consejos para conseguir una jornada idílica sin sobresaltos ni grandes preocupaciones.  

Elige bien el tipo de excursión:

Para decidir qué ruta es mejor para tu familia debes de tener en cuenta varios factores, más allá de la belleza del entorno y de que el nivel de dificultad se ajuste a la edad de tus hijos. 

Es imprescindible, por ejemplo, elegir la época del año adecuada para cada excursión. Las temperaturas extremas afectan mucho a los niños, así que deberías evitar los meses más fríos o más calurosos. Es importante comprobar que durante la jornada no vayáis a encontraros con lluvia o viento, y que el camino tenga espacios con sombra. Recuerda que los niños no regulan la temperatura igual que los adultos. Bájate una buena aplicación de actualidad meteorológica y asegúrate de que todas las condiciones son óptimas para vuestra escapada. 

En cuanto a la duración y desnivel de la ruta, debes saber que solamente los niños mayores de cuatro o cinco años van a poder llevar a cabo toda la excursión a pie. A partir de estas edades, podréis realizar rutas de hasta diez kilómetros y con un desnivel de unos 300 metros para empezar. Es importante que vayas a su ritmo y no les apresures: los niños ralentizarán la marcha seguro, pero en el camino descubrirán miles de estímulos que les fascinarán. Déjales jugar, saltar, correr… y si les ves aburridos, no dudes en enseñarles canciones de montaña o animarles a que coleccionen hojas o piedras especiales que vayan encontrándose por el camino.

Equípate bien, no olvides nada

¿Qué es lo que no puede faltar en tu mochila si vas a hacer senderismo con niños? Para empezar, hay cosas esenciales como la comida, el agua, un kit de primeros auxilios, la crema solar o algo de ropa de recambio que nunca deben olvidarse. Pero también es necesario tener en cuenta otros elementos que pueden parecer secundarios: pañuelos de papel, un gorro, una toalla, bolsas de basura, un mapa, una linterna, un móvil con una batería portátil o unos prismáticos pueden salvarte el día. 

También es importante que tus hijos lleven la ropa y calzado adecuados para que disfruten de la montaña en todo su esplendor. Las temperaturas en la montaña pueden cambiar muy rápidamente, así que lo ideal es equiparse con tres capas (interior, térmica y exterior aislante) para que os podáis ir adaptando. 

Para terminar, piensa que es esencial que los niños lleguen a amar la montaña tanto como tú para que estas nuevas experiencias se conviertan en algo mágico para todos. Cada excursión puede contar con una meta algo más ambiciosa, pero siempre respetando sus tiempos y sus ganas de jugar. Al final, si tus hijos están entretenidos y disfrutan de hacer senderismo en familia, todos volveréis a casa con las pilas cargadas y felices de haber pasado tiempo de calidad juntos. 

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.